Iluso

miércoles, 27 de enero de 2010

Tienes todo al verdor a tu exterior, lo ves fijamente, te gusta lo que ves, piensas que todos esos pastizales, esos collados verduzcos y frescos y esos molinos gigantes y también ese corral, podrían algún día, ser tuyos.
Enciendes un cigarrillo, expulsas el humo y divagas. Comprar todo ese terreno no te costaría más que dos o tres años de arduo trabajo. Te gusta lo que piensas. Ya te ves en tu mecedora fumando en la cima del collado, viendo todo el verdor que se te sea posible. Siempre te ha gustado la naturaleza, desde niño soñaste con irte a vivir a la selva o en algún bosque o pradera y alejarte del mundo, de la civilización: de sus vicios, de la maldad, del Hesse, del bullicio interminable de la sociedad. Sigues aspirando ese tabaco que por otra parte es un producto de ese mundo que marginas y que hace tanto daño y que me desdeñas. Sabes muy en el fondo que te será muy difícil alejarte de la ciudad y abandonar a tu madre y a tu hermana, pero te gusta pensar que alguna día, quizás, ese sueño sea haga realidad por alguna extraña razón.
Ahora te ves manejando en tu automóvil (Que no tienes) por la carretera, precisamente a cincuenta kilómetros del lugar en donde estas y que aun no te pertenece. Sigues viéndote en tu automóvil mientras acaricias la melena de tu perro que está en el asiento contiguo. El perro escucha tu alarido y la gresca de la música a todo el volumen posible, mientras tu exclamas y gritas a todos los puntos cardinales que eres un vencedor, que eres un campeón y que eres el hombre mas dichoso que ha pisado la tierra. Esa escena y ese pensamiento vagan en ti una y otra vez sin cansancio.
Te ilusiona saber que pueda hacerse realidad algún día y sabes que con eso tendrías asegurado tu finita felicidad; pero de repente arriba a ti el nombre de tu madre y el de tu hermana; frunces las cejas, escupes y sigues aspirando el cigarro que se consume lentamente, lo cual figurativamente representaría tu preocupación obstinada por huir del mundo, por vivir en el silencio y en la paz completa.
Cuando terminas de fumar el primer cigarro, crece en ti una nueva idea. Te preguntas si acaso tu madre y tu hermana no quisiesen de alguna forma acompañarte a vivir radicalmente en esas tierras vírgenes de ese lugar que tú escogiste para morir. Te respondes con un gesto de optimismo y te convences de que quizás se animarían a hacerte caso. En el fondo sabes que lo que deseas es un total disparate, porque en la ciudad; esa ciudad de la que tanto reniegas y que renuncias en intervalos de tiempo, te ha dado todo: escuela, trabajo, mujer, dinero, vida y asociación. No te importa, tu te empecinas inamoviblemente en que te iras a vivir a ese sitio sin tener la menor idea en donde estas.
Sigues viendo el panorama, es bello, ¿verdad?, es un Edén total, un prodigio de la naturaleza; estas palabras te las dices una y otra vez y te las repites sollozando, mientras miras absorto el orto que se oculta entre los collados. Los molinos te recuerdan a Don Quijote: ese viejo irónico y sabio del que tanto te mofabas cuando ibas al colegio; ahora tu estas en sus mismas circunstancias y estás dispuesto a cruzar una travesía ardua por obtener lo que deseas. Mientras te acuerdas de Don Quijote, esbozas una sonrisa vaga que apenas se convierte en una prolongada sonrisa. Miras los árboles, el pastizal, el ganado allá al costado del corral, los desniveles, los linderos que dan hacia un pequeño arroyo y terminas el vistazo observando tus zapatos y piensas que lo primero que harías antes de emprender el viaje nuevamente a ese sitio, es comprarte primero unos nuevos zapatos. Estas conciente de lo duro que sería la vida de hoy en adelante pero todo sería por el bien de tu alma y el de tu cuerpo cuando termines de despojarte del vicio del cigarro y de muchos cosas más. Se ha acabado el segundo cigarro. Sacas la cajetilla del bolsillo de tu chaqueta y te percatas que no sobra uno más. Tiras la cajetilla al suelo y la aplastas con el tacón de tus zapatos.
Ya el ocaso ha terminado. Te da incertidumbre tu porvenir pero comienza la noche y es hora de volver. Te decides a emprender el regreso hacia la carretera. Te espera una fría y larga caminata hacia la lejana autopista, y también a ese mundo que desdeñas.