Ofelia

miércoles, 3 de febrero de 2010

¡Que bella te ves, amor, cuando te bañas en el río!
Empapando tu benevolencia prístina de mujer
Desnudando palmo a palmo tu cuerpo enardecido

¿Cómo es posible que dios te haya creado
así tan dulce y perfectamente esbelta
para despertar al mundo y sus somníferos?

Ay amor, tu ya no me dejas más menesteres
que desearte toda tu como un cretino
atesorando este amor amable y abnegado
que yo guardo en mi pecho, clandestino

Y lo he pensado, amada, lo he pensado
cada vez que veo tu cuerpo sobre el río
no hay duda alguna, amor:
¡La desnudez es tu mejor vestido!