Matinal

domingo, 17 de enero de 2010

Suenan las campanas
El día transita airoso
Horas que se queman
La vida y su frasco ignoto.

El árbol y su vaivén
Los zorzales enardecidos
Los callejones y el tren
La gente y su caminar vigoroso.

¡Ha grata vida sin ruta
y sin moraleja!
¿Qué será de esta ciudad
Y su hado roto?.