Padecimiento

domingo, 17 de enero de 2010

Si sientes que te incomodan los calzoncillos
si odias la esperanza y amas el despilfarro rutinario

Si sientes en la entraña un revoleteo
intenso de funestas mariposas;

Y sientes espirales de fuego en el estomago
Dándote lata hasta provocarte los deseos

Si te da una jaqueca insoportable
Capaz de hincharte el pensamiento

Y tirarte varios meses o años en la cama
Enfermizamente enfermo de delirio

Si sientes un malestar óseo casi quejumbroso

y te dan ganas de desdoblarte en la banqueta
Gracias a la tala infalible de los celos

Si sientes unas nauseas casi volcánicas
Un hambre de vagabundo que no te lo quita nadie

Pero te reconforta escuchar lo que dice tu costado

Si sientes que te inquieta la lectura
Si te conmueve la poesía hasta las lágrimas

Y prefieres una copa de tequila que un
Café bien desabrido

Resígnate; ya no puedes hacer nada:
Padeces amor.